Los trucos para adelgazar son muchos y muy variados. Sobre cuestiones de dietas y alimentación saludable se ha escrito mucho y pese a que hay un gran número de dietas que prohíben rotundamente el alcohol, la ciencia rebate hoy esa postura y asegura que beber vino antes de irse a dormir puede ayudar, y mucho, a perder peso.

Según revela este estudio llevado a cabo por la Universidad Estatal de Washington , consumir dos copas de vino al día. ya sea tinto, blanco o rosado, puede ayudar a reducir el riesgo de obesidad en un 70%. ¿El motivo? La gran cantidad de antioxidantes que contiene este zumo de uva con alcohol.

Los científicos han demostrado que las baya y las uvas, así como otras frutas, son capaces de convertir el exceso de grasa blanca en grasa beige y propicia así la quema de calorías, algo que ayuda mucho al organismo a mantener su equilibrio, a bajar de peso y rebaja las probabilidades de sufrir obesidad.