Estamos acostumbrados a tomar croquetas con cualquier bebida porque, cuando algo nos gusta tanto, no nos preocupa con qué acompañarlo. Cerveza, refrescos, agua… Seguramente las has comido con todo tipo de bebida, pero ¿te has fijado en cuál potencia más el sabor de las croquetas?

Lo cierto es que no hay una respuesta correcta, sino varias. Se trata del vino, pero no sirve cualquiera, sino que hay un vino para cada croqueta.

Lo esencial es que las croquetas estén buenas, tengan buena textura y sabor, pues tiene que ser la protagonista. 

ewrw

El vino que vamos a elegir depende de los ingredientes de cada croqueta. Por ejemplo, las croquetas de bacalao potencian su sabor si se toman con un vino blanco seco Corpus del Muni Blanca Selección . Los vinos blancos son los que suelen acompañar los pescados en nuestras mesas, por lo que potenciará el sabor de las croquetas de bacalao.

Las croquetas de pollo son una de las variedades más comunes, en este caso lo más adecuado es acompañarlas con vinos afrutados, Corpus del Muni Sara, ya que su sabor es suave y combinan bien con una bebida con toques aromáticos. 

En cuanto a la croqueta por excelencia, la croqueta de jamón. Ya que son unas croquetas con un sabor muy potente, lo más recomendable es tomarlas con vino tinto Corpus del Muni Roble, que no alterará su degustación.